Concurso Latinoamericano Tecnología SI Bolivia

miércoles, 13 de marzo de 2013

Ley integral contra violencia a las mujeres

Un spot "Ley Integral para Garantizar una Vida Libre de Violencia a las Mujeres" que fue elaborado por el Ministerio de Comunicación del Estado Plurinacional de Bolivia.

Leer más...

miércoles, 15 de junio de 2011

Investigan denuncia de discriminación en colegio


Los alumnos protestaron en contra de las medidas tomadas por la dirección del establecimiento.

-Educación. Padres y alumnos acusan a un director de separar a los estudiantes con buenas notas de los que tienen puntajes bajos. El director dice que es para reforzar la enseñanza.

La Dirección Departamental de Educación (DDE) inició una investigación sobre una denuncia de supuesta discriminación a estudiantes de secundaria en el módulo Humberto Vásquez Machicado, turno diurno, que funciona en el tercer anillo, zona del comercial Chiriguano, dice El Deber.com.bo

Un grupo de padres de familia y alumnos acusa al director del centro educativo, Luis Santillana, de seleccionar a los mejores estudiantes y separarlos de los que tienen menores notas, colocándolos en cursos diferentes.

Sin embargo, el director aludido asegura que procedió a realizar una reorganización de los cursos ante la falta de ítems y para reforzar los conocimientos de los alumnos que tienen dificultades en algunas materias, como matemáticas y lenguaje, a fin de que no pierdan el año.

Varios padres de familia llegaron ayer al colegio para apoyar a los estudiantes que empezaron a protestar contra la determinación de la dirección. A decir de las alumnas Maira y Nadia, integrantes de la promoción, los que están reprobados en más de dos materias (matemáticas y lenguaje) fueron llevados al aula B y los que están con mejores calificaciones se quedaron en el aula A.

Lo mismo sucedió en los otros grados que tienen paralelos y en el primer grado se redujo de cinco a cuatro la cantidad de paralelos. En este curso, los alumnos que tienen mejores calificaciones se quedaron en el A y el B y los con materias reprobadas fueron pasados al C y al D, informaron los estudiantes.

El director, que ayer trataba de calmar los ánimos de los estudiantes, aclaró que en ningún momento tuvo la intención de discriminar a los alumnos, sino que tomó medidas para reforzar el aprendizaje de los chicos, pues el 60% tiene notas bajas en el primer trimestre. “Mi obligación es hacer algo ante este problema. Si fuera una persona irresponsable dejaría que sigan así hasta fin de año y que pase de curso quien pueda. La selección que hubo es para dar apoyo en algunas materias, como lenguaje y matemáticas. Mi intención es ayudar, pero es difícil ser comprendido porque ya hablan de discriminación”, dijo el director.

Sobre el tema, el titular de la DDE, Bartolomé Puma, manifestó que tras recibir la queja de los padres y de los alumnos se instruyó una investigación al respecto, pues se debe indagar si hubo discriminación o si se están tomando medidas correctivas para mejorar el proceso de aprendizaje y enseñanza, como afirma el director. Agregó que extraoficialmente conoció que algunos alumnos hacían la tarea y los demás copiaban y por eso la dirección procedió a tomar esas acciones.

El titular de Educación también recordó que todos los directores saben que no pueden incurrir en discriminación porque estos actos están sancionados por la Constitución Política del Estado, la Ley Avelino Siñani-Elizardo Pérez y la Ley contra el racismo y toda forma de discriminación.

Ayer el personal de seguimiento de la DDE y del distrito educativo de la zona se hizo presente en el colegio para indagar sobre el asunto y conocer los argumentos de las partes en conflicto. Por el lío, las clases fueron irregulares.

«Mi intención es ayudar, pero es difícil ser comprendido porque ya hablan de discriminación”»
Luis Santillana | Director del colegio

«Esto amerita una investigación. Puede ser que haya discriminación o que se esté tomando medidas correctivas»
Bartolomé Puma | Titular de DDE

Sondeos

Tania. Madre de familia
“Es una situación muy preocupante. Mi hijo estaba en segundo A y en su curso solo quedaron nueve estudiantes, los otros 31 son nuevos. Él fue transferido al B, que también es para alumnos con buenas notas (los que tienen bajas notas fueron a C y D), pero resulta que es contraproducente para cualquier estudiante que a medio año lo pasen a otro curso”.

José Carlos. Estudiante
“La actitud que ha asumido el director es arbitraria y discriminatoria. No nos pueden separar a los que tenemos menores notas de los están con mejores puntajes. Además, la dirección está incurriendo en maltrato psicológico. Otra cosa, no nos pueden separar de nuestros amigos, con quienes hemos venido compartiendo hace años”.

Las normas

- Ley Avelino Siñani- Elizardo Pérez. El capítulo II, art. 3 establece que la educación es inclusiva, asumiendo la diversidad de los grupos poblacionales y personas. La educación es oportuna y pertinente a las necesidades, expectativas e intereses de todos los bolivianos, con igualdad de oportunidades y equiparación de condiciones.

- Ley contra el racismo (art 5). Se define como discriminación a toda forma de distinción, exclusión, restricción o preferencia fundada en razón de sexo, color, edad, orientación sexual e identidad de géneros, origen, cultura, nacionalidad, ciudadanía, idioma, credo religioso, ideología, filiación política o filosófica, estado civil, condición económica, social o de salud, profesión, ocupación u oficio, grado de instrucción y otras formas de discriminación.

Leer más...

martes, 31 de mayo de 2011

Arrestan a un profesor por chicotear y patear a cinco niños en Potosí


Los padres de familia de los estudiantes golpeados exigen a las autoridades judiciales una sanción contra el profesor; pero no piden esclarecer el caso donde están involucrados los menores edad.

-Los cinco menores flagelados habrían intentado violar a la hija del profesor que reaccionó de esa manera.

El Ministerio Público de Potosí ordenó hoy la aprehensión de un profesor acusado de agarrar a patadas, chicotazos y con baldes de agua fría a cinco estudiantes, de entre cinco y ocho años de edad, en una comunidad del municipio de Porco del departamento potosino, dice el periódico digital Erbol.

Según el reporte de la radio Aclo de la Red Erbol, los padres de familia de los cinco menores flagelados denunciaron que el profesor Williams Calapiño golpeó a sus hijos de manera despiadada hasta dejarlos con una serie lesiones, por lo que piden justicia.

Mientras la defensa del profesor acusado aseguró que los cinco menores de sexo masculino intentaron violar a la hija del profesor en un lugar alejado de la escuela de la comunidad, donde habrían llegado a bajar su pantalón deportivo y hasta tocar sus partes íntimas con algunos objetos.

Después de escuchar la versión de Callapiño, el fiscal asignado al caso, Alejandro Antonio Cairo, decidió aprehenderlo porque los niños incluso tienen hasta 10 días de impedimento, de acuerdo al examen forense presentado por la defensa de los padres de familia.

“La niña no tiene ninguna incapacidad; sin embargo, los niños tienen lesiones de hasta 10 días de incapacidad, según los exámenes”, ratificó el representante del Ministerio Público.

Mientras, uno de los padres de familia manifestó que no quieren ver más profesores torturadores en su comunidad y exigen a las autoridades judiciales una sanción contra Callapiño, quien fue trasladado de la Fiscalía de Distrito de Potosí a las celdas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen.

La audiencia cautelar del profesor está prevista para mañana.

Leer más...

lunes, 30 de mayo de 2011

¡SOS, sálvenme del acoso en la escuela!


Grandes infiernos en las aulas pequeñas del país.

- Burlas, amenazas, golpes, insultos son provocadas por uno o varios alumnos contra un compañero indefenso en algunas de las escuelas de Bolivia. Cuatro de cada 10 estudiantes son víctimas de bullying o acoso escolar, según reciente estudio.

Suena el timbre de ingreso a la escuela y la pesadilla inicia una vez más. Esquivando la mirada intimidante del “matón” que la fastidia a diario, Andrea ingresa al aula ocultando el miedo que la obliga a callar. Las agresiones físicas y psicológicas que ella recibe son factores de intimidación comunes en cuatro de cada 10 estudiantes que son víctimas de bullying o acoso escolar en Bolivia, dice Opinión de Cochabamba.


Sin lugar a dudas, la realidad de los estudiantes bolivianos no es ajena a este fenómeno denominado bullying, que cada vez se extiende más registrando alarmantes casos a nivel mundial. Más allá del contexto nacional, en América Latina se conoce que el 71 por ciento de los asesinatos cometidos en centros de educación es protagonizado por jóvenes que seis meses previos al atentado sufrieron acoso en su escuela o colegio.

La consumación del bullying en el peor de los casos, es cuando el estudiante se libera del suplicio quitándose la vida. Asombrosamente en el transcurso de la vida escolar todos los componentes de una institución educativa se ven involucrados con casos de acoso, puede ser como observadores pasivos, como víctimas o como agresores.
ABUSO AQUÍ Y ALLÁ
El término inglés bullying es equivalente a la palabra en español intimidación. Es decir, son conductas malintencionadas como burlas, amenazas, golpes, insultos, provocadas por uno o varios alumnos contra un compañero indefenso. La psicóloga del Centro de Psicodiagnóstico y Psicoterapia “Renacer”, Doris Viscarra Anaya, señala que el bullying se produce sin motivación aparente; “es una simple satisfacción que el agresor siente al ver sufrir a su compañero”.

“Se ríen de mí todo el tiempo, no me salvo de ellas ni en el baño del colegio porque hasta en ese lugar escriben insultos para mí”, cuenta con tono apenado Andrea. En teoría ningún estudiante debería sufrir vejación alguna en un lugar de aprendizaje y esparcimiento como lo es la escuela, pero los hechos demuestran lo contrario. Un estudio realizado por la Asociación “Voces Vitales” confirma que en Bolivia nueve de cada 10 situaciones de acoso se producen dentro los muros de los establecimientos educativos.

La importancia de esta cifra debería promover acciones y medidas a tomar por parte de los padres de familia, los educadores, las instituciones e incluso los encubridores de tales vejámenes. Es decir, el número de víctimas no importa tanto, como la ayuda que se debería proporcionar a los escolares, cuya salud física y mental está en riesgo por las constantes intimidaciones que soportan.
Identikit del “matón”


1. Doble personalidad: cruel y vengativo en privado, pero inocente y simpático frente a testigos neutros.

2. Contraataca con pretextos distorsionados o fabricados, y si falla, finge victimización, e incluso cae en llanto para manipular.

3. Utiliza el encanto y la imitación para convencer a otros que son “normales”, pero sus palabras y hechos son superficiales, descuidados y no sinceros.

4. Muestra una gran confianza en sí mismo y asertividad para esconder su inseguridad.

5. Exhibe una conducta controladora a nivel fanático.

6. Necesita criticar compulsivamente pero se rehusa a reconocer valores en otros.

7. Cuando es llamado a compartir y referirse a las necesidades y preocupaciones de otros, responde con impaciencia, irritabilidad y agresión.



8. Muchas veces tiene una necesidad apabullante, insana y narcisista de retratarse como una persona maravillosa, bondadosa, atenta y compasiva.

10. No es consciente de la discrepancia entre como creen ser vistos y como son vistos en realidad.

11. Tiene una confianza arrogante de sus cualidades de líder.

Fuente: Defensoría del Pueblo
TOLERANCIA CERO
El aislamiento, la timidez, la inseguridad y la impopularidad de un escolar son rasgos que originan e inducen a que éste sea escogido como víctima de un “matón”. Por lo tanto, la popularidad de las víctimas habitualmente es inferior a la de los agresores. Para explicarlo, el hecho de que un estudiante tenga sólo compañeros de curso y no amigos marca el inicio de una posible victimización.

Evidentemente los escolares están condenados a sufrir si no tienen amigos en el curso pero eso no es tan grave como el hecho de ser diferente. Si un escolar muestra aspectos físicos, actitudes o hábitos diferentes a los de su clase esto generará recriminación hacia él. “Creo que tratar de destacarme en la clase está mal”, cuenta Andrea, “aunque mi mamá dice que sienten envidia porque soy bonita”.

Una estudiante de ocho años que también es víctima de bullying en su escuela cuenta: “salgo al pizarrón y me grita tonta o que no podré resolver los ejercicios”, casi temerosa Carolina (nombre ficticio) agrega, “por eso ya no quiero salir al frente, creo que sí soy mala para Matemáticas”. La intolerancia en última instancia termina haciendo que el escolar se culpe a sí mismo por las agresiones que sufre ya que siente un estigma de inferioridad, de vergüenza y de impotencia.

La psicóloga Viscarra Anaya señala que un niño también intimida a otro “simplemente porque no le cae o no es de su clase social”. Es así que un acosador hace imposible la vida a estudiantes que no tienen las mismas condiciones o posibilidades económicas que él.

La situación se hace más dura al percibir que no sólo se intimida por actitudes sino también por apariencias físicas, es decir por rasgos que son imposibles de cambiar.
ASOMBROSAMENTE CRUELES
Los agresores hallan excitante la sensación de poder que experimentan cuando subyugan física y emocionalmente a sus víctimas. Tanto así, que se relacionan pegando e insultando incluso a sus propios amigos.

“Es impresionante ver cómo un niño de 8 años disfruta haciendo daño a una niña de su misma edad” expresa el hermano de Carolina, quien considera que el niño agresor abusa de su fuerza. Los bravucones no tienen capacidad de comprensión moral ni entendimiento acerca de la empatía. Su conducta al interactuar refuerza un estilo bastante violento y esto representa un grave problema para su desarrollo.

Viscarra Anaya señala que son conductas que vienen desde el entorno familiar, donde podría ser que “la madre del niño acosador es débil y el padre es violento” o viceversa; por tal motivo, para los niños abusones maltratar a un compañero o expresarse violentamente hacia él, es algo totalmente normal. “Árbol que crece torcido nunca endereza su tronco”, la familia es el principal modelo de valores que los niños siguen y ponen en práctica al momento de relacionarse socialmente.

Una circunstancia que también estimula conductas violentas en los “matones” es “la desestructuración familiar o la salida de la mujer a trabajar al exterior, ya que esto genera la ausencia de una cabeza en el hogar”, argumenta la psicóloga Viscarra. Por tanto, torcer la conducta de los niños depende en última instancia de la calidad de relaciones comunicativas que tengan los padres.
Cabe resaltar que en la mayor parte de los casos los varones “matones” tienden a utilizar agresiones físicas y verbales hacia sus víctimas. En cambio las chicas “abusonas”, recurren a la marginación y a los rumores o chismes en contra de la víctima.
INTERMINABLES PESADILLAS
La clase cada mañana es una combinación cruel de miedo e indefensión. Incluso los días en los que hay horas cívicas o festejos en el establecimiento se hacen tormentosos, según Andrea. Cada vez que un niño o joven busca explicaciones y trata de entender la situación que vive termina atormentándose más, porque no encuentra una salida.

“Basta de molestarme”. Según Viscarra, estas tres palabras pueden acabar con la pesadilla del acoso. Si el agresor goza al ver sufrir a la víctima, el niño oprimido tiene que demostrar que las intimidaciones no lo hacen sufrir y que él tiene todas las condiciones para defenderse, remarca la psicóloga. Enfrentar al “matón” es la solución primera para terminar con las intimidaciones y este paso lo tiene que dar el niño oprimido.

VERDUGOS VS. VÍCTIMAS

El hermano de Carolina vio conveniente solucionar la situación de intimidación hablando con los padres del “pequeño agresor” pero éstos no creyeron nada de lo que les contó e ignoraron la situación.

“Los padres siempre santifican a sus hijos” señala la psicóloga Viscarra, quien plantea como solución viable filmar las agresiones del niño abusivo hacia la víctima, para mostrársela a sus progenitores.

De qué sirve llegar a instancias que reglamenten la conducta del niño “matón” si son sus padres quienes en primera instancia deben reprenderlo y sólo se puede reprender a un niño si se reconoce y acepta que éste actúa violentamente con sus compañeros.
HUMANIZAR A OPRESORES
“Los padres dan sólo amor no piden respeto, se olvidan de poner límites e imponer disciplina”, asevera la psicóloga Viscarra. Las primeras reglas que se establecen para un niño o adolescente son las de la casa, aunque estas no revisten tanta importancia como el hecho de hacerlas cumplir y respetar.

Asimismo es necesario proteger a los niños de la violencia a la que con frecuencia están expuestos a través de la televisión. Emplear oportunamente la tecnología con fines educativos y para prevenir la violencia generará una cultura de respeto en los niños y adolescentes.

Las víctimas de acoso escolar son condenadas cada vez que un testigo calla. Los espectadores del bullying por miedo a ser víctima de una agresión similar contribuyen a que aumente su falta de sensibilidad e insolidaridad respecto a los problemas de los demás. En lo futuro incluso podrían ser protagonistas directos de actos violentos similares.

Ningún padre o madre debería preocuparse porque su hijo sufra acoso escolar, pero la sociedad actual preserva cada vez menos valores mientras consiente más las transgresiones. El derecho a ser diferente debería motivar a que en establecimientos e instituciones relacionados con la educación se establezcan normas, regulaciones y sanciones contra el bullying. Dejemos de ser espectadores y empecemos a ser actores sociales.
¿Quién es víctima?
1. No tiene ni un solo amigo entre sus compañeros de curso.

2. En el recreo no elige o no tiene con quién llevar a cabo una actividad.

3. Tiene escasa asertividad y dificultades al comunicarse.

4. Tiene baja popularidad.

5. Es tímido, introvertido y, sobre todo, vulnerable.

6. Tiene aspectos físicos, actitudes o hábitos distintos a los de la mayoría de su clase.

7. Tiene autoestima bajo.

8. Sufre depresión.

9. Tiene fobia al colegio.

10. Tienen pesadillas constantes.
¿CÓMO PREVENIR EL BULLYING?
1. Adoptar un estilo no violento para expresar las tensiones y resolver los conflictos que puedan surgir.

2. Desarrollar una cultura de la no violencia, rechazando explícitamente cualquier comportamiento que provoque la intimidación y la victimización.

3. Romper la "conspiración del silencio" y denunciar situaciones violentas.

Leer más...

jueves, 19 de mayo de 2011

Argentina: adolescente boliviana fue apuñalada por su piel morena


Luego del episodio de discriminación, la agresora fue detenida por la Policía, y su novio, que en ese momento la acompañaba, entregó el cuchillo con el cual la estudiante fue apuñalada.

-Una adolescente boliviana fue víctima de acoso escolar por parte de sus compañeras de curso en el barrio de González Catán en Buenos Aires, Argentina.

De acuerdo con un reporte difundido ayer por Canal 11 de Telefe Noticias del país vecino, la boliviana Barbará Vega fue discriminada y apuñalada por la espalda a la salida del colegio, dice Cambio.bo

Según los familiares de Bárbara, una joven de 16 años, ésta sufría discriminación por su piel morena y la procedencia de la familia.

“‘Vas a ver lo que te espera a la salida’, le decía la compañera que agredió a mi sobrina”, manifestó una tía de la víctima.

De acuerdo con los datos del reporte, luego del episodio, la agresora fue detenida por la Policía, y su novio, que en ese momento la acompañaba, entregó el cuchillo con el cual la estudiante fue apuñalada.

Bárbara se encuentra internada en el Hospital Ezquiza, de González Catán, con un cuadro de neumotórax (presencia de aire en la pleura) como consecuencia de la herida sufrida, según explicó ayer en la mañana el director del centro asistencial, Hugo Colace.

“La herida fue por una pelea con chicos del colegio. La familia refiere que la agresora fue una chica”, dijo el directivo.

Las amigas y los familiares de Bárbara confirmaron que la adolescente era “hostigada” permanentemente por la chica que terminó atacándola con el cuchillo.

La agresión a Barbará se registró el lunes, y según contó Daniela, una de las amigas de la víctima, la agresora le había advertido que le iba a dar “una paliza a la salida del colegio”.

La joven agresora, según el diario Crónica, la esperó en una esquina, a una cuadra de la escuela, durante unas dos horas, hasta que Bárbara salió del colegio.

En el momento en que Bárbara pasó cerca de ella, la chica comenzó a insultarla, y como la víctima intentó eludir la discusión, su agresora le aplicó una puñalada por la espalda.

“Bárbara quedó inmóvil, parada, mientras su compañera (que había salido con ella de la escuela) intervenía para parar la pelea. Fue allí que la agresora le señaló con la cuchilla y le dijo: “Mejor quedate piola que para vos también hay”. Pero en ese momento su novio la agarró del brazo y se fueron corriendo”, contó Daniela, la amiga de la estudiante herida.

Justo en el instante de la agresión, pasaba por el lugar un camión de los Bomberos Voluntarios que regresaba de una intervención, y los efectivos auxiliaron a la estudiante que fue llevada inmediatamente hasta el Hospital Ezquiza.

Hasta allí llegó acompañada por la compañera que estaba con ella y por la Directora de la escuela, que fue informada del episodio, de acuerdo con reportes oficiales.

Según fuentes de la Cancillería de Bolivia, las autoridades realizan las consultas en Buenos Aires mediante el consulado para recabar información oficial del caso.

Leer más...

jueves, 12 de mayo de 2011

Generan conciencia para evitar agresiones en colegios cruceños


Alumnos del Franco Boliviano muestran sus dibujos con mensajes que promueven paz y respeto en las aulas.

-Enfatizan los valores y fomentan el uso responsable de la tecnología
Campaña.


Las agresiones, la violencia o el acoso escolar psicológico, físico o verbal conocido como ‘bullying’ ya no son temas marginales en los colegios de Santa Cruz. En algunos establecimientos hablan de iniciativas para concienciar a estudiantes, profesores y padres sobre esta temática, y muestran resultados, dice El Deber.com.bo

En el colegio Nacional Florida no son suficientes los 10 minutos de reflexión sobre valores que dicta los lunes el director Luis Barrancos. También ofrecen charlas sobre liderazgo y el consumo de drogas. “En los barrios se pelean y luego vienen a la salida del colegio para buscar al alumno implicado. Por eso recomendamos a los estudiantes que si tienen problemas, que avisen para que el lío no derive en el colegio”, dijo Barrancos.

En el colegio fiscal John F. Kennedy, el director Luis Santillana asegura que vieron por conveniente no reprimir al alumno con medidas disciplinarias. Por el contrario, se está trabajando para abrir nuevos espacios de comunicación los sábados, junto a los profesores de Religión, Psicología y Artes. Trabajarán con grupos pequeños de estudiantes y prevén invitar a otros profesionales para abordar diferentes temas.

En el colegio Franco Boliviano pusieron en marcha la campaña Aulas de Paz, que busca fortalecer los valores de convivencia. Según el director Agustín García, se hizo el concurso Dibujemos por la Paz, competencia de composición de poemas y declamación, además de dinámicas grupales y reflexiones con estudiantes, padres y docentes.

“No se trata de volver a la época del palo y la piedra, creemos que los estudiantes necesitan acceder a la información. No criticamos las redes sociales, pero estamos encaminando esfuerzos para alentar su uso responsable”, dijo García.

En el colegio Internacional De la Sierra ya hubo iniciativas, pero el trabajo global empezará en mayo, según la subdirectora Silvana Samal. Se usarán diversas herramientas para hablar con los padres y desarrollar en los alumnos habilidades sociales, como saber comunicarse, saber decir ‘no’ o aprender a negociar. En el aula, también se trabajará para que los chicos no sean cómplices y denuncien las agresiones.

Las pandillas se mimetizan

El relato de dos estudiantes del distrito municipal 1 deja en evidencia cómo un simple problema que se genera entre dos alumnos puede terminar en un lío con pandillas.

Cristian, de 17 años, empieza la charla diciendo: “La mayoría de las peleas son por chicas. Primero una riña entre ellos, pero después alguno llama a sus amigos pandilleros y ellos vienen a la salida del colegio para que busquen al que empezó el lío. Se van a pelear al parque que está a una cuadra del colegio o a la cancha polifuncional. No solo se golpean, también usan armas”.

“Tengo amigos de infancia que ahora son pandilleros”, revela Luis Alberto, de 15 años, al asegurar que no tiene miedo porque cuando están con él son ‘normales’, pero se vuelven más agresivos cuando están en la pandilla. Ni sus padres saben que son pandilleros, porque “lo camuflan, visten bien y dicen que van al colegio”, relata Luis Alberto. Ambos coinciden en que hay chicas que también pelean con ayuda de pandillas.

Armando Oviedo, gerente de operaciones del Plan Internacional, una ONG dedicada a la problemática de la niñez, cree que las agresiones entre estudiantes todavía están “invisibilizadas”, pese a que hay mayor conciencia social.

La víctima

Comunicación. Si tiene sospechas de que su hijo es agredido, pregúntele directamente, dígale que está preocupado y que le ayudará en todo. Tómelo con calma.

Amigo. No le reproche ni lo culpabilice. Escúchelo sin juzgarlo. Evalúe la gravedad del caso.
Detalles. Pregúntele si ocurre con frecuencia y quién está implicado, quién lo ha visto, dónde ocurrió o quién sabe de esto.

Colegio. Pida una entrevista con el director o tutor del curso, dígale los detalles del caso y pregunte qué medidas tiene previstas el colegio en este tipo de situaciones. Pida que la escuela proteja el anonimato de su hijo.

Denuncia. Si el colegio no reacciona, denuncie a la Defensoría de la Niñez o al Seduca.

El agresor

Procede. Si piensa que su hijo es el agresor, reaccione con calma, pregúntele directamente qué está haciendo y si se ha comportado así antes.

Reflexión. Pregúntele si sabe por qué lo hace. Haga que se dé cuenta de que está haciendo un daño a su compañero.

Reacción. Ayúdele a encontrar formas no agresivas de reaccionar y dígale que se aparte del lugar cuando vea que está perdiendo el control. Que no provoque.

Colegio. Hable con el director o tutor y explíquele todo. Intente que juntos logren que el chico detenga esa conducta, pero que no esperen resultados inmediatos.

Premio. Cuando su hijo haga las cosas bien, recompénsele. Dele nuevas oportunidades.

Leer más...